lunes, 11 de febrero de 2013


LENGUAJE ICÓNICO

En el ejercicio docente, es muy común hacer uso de los íconos para complementar las exposiciones verbales, ya que resultan muy efectivos para estimular visualmente a los alumnos y captar su atención.  

Un lenguaje icónico es todo aquel que utiliza símbolos básicos y además define maneras de combinarlos para producir un "ícono" comprensible como expresión. Los símbolos básicos vienen a ser el vocabulario, y la forma de combinarlos corresponde a la gramática del lenguaje.

“El lenguaje icónico es un sistema de representación tanto lingüístico como visual. Se habla de lenguaje icónico al tratar la representación de la realidad a través de las imágenes. Por «realidad» se entiende la «realidad visual», considerada en sus elementos más fácilmente apreciables: los colores, las formas, las texturas, etc.

Cuando se habla de las imágenes, lo que varía con respecto a otros modelos de representación (acústica, sensorial, lingüística, etc.) no es la relación que puede guardar la imagen con su referente, sino la manera singular que tiene la imagen de sustituir, interpretar, traducir esa realidad…"

El lenguaje en el caso de los idiomas no es icónico, ya que los signos que lo componen no comparten atributos con su referente, que en el caso del iconismo suele ser visual; por ejemplo la  palabra "restaurante", no sugiere de ninguna manera al lugar referido, salvo que sepamos el significado en particular de esta combinación de letras. En cambio, si vemos este símbolo lo entenderemos con mucha facilidad.

Los invito a ver la siguiente presentación en:

Cuando una persona lee, no suele fijarse en la apariencia física de las palabras, sino que suele ir directo a la idea a la que se refiere el texto. Los signos icónicos, en cambio, son objetos interesantes por sí mismos. Esta característica de los signos icónicos se convierte en una ventaja (como en el caso de que el comunicador utilice las imágenes para tratar de ganar y mantener la atención sobre su mensaje al mismo tiempo que comunica sus ideas); o puede ser una desventaja (como en el caso que el receptor se distraiga del mensaje del comunicador por las características no-sígnicas de las imágenes). Las características no-sígnicas de las imágenes son aquellos rasgos que no son necesarios para la comunicación del mensaje.


Las imágenes son signos muy pobres para comunicar generalizaciones y calificaciones como "todo", "mucho" o "la mayoría". Son éstas las razones que apoyan la afirmación de que los signos icónicos son vehículos inadecuados para comunicar abstracciones.


El sistema de signos empleados en la imagen no es un sistema que permita la forma discursiva. Es decir, un sistema icónico no es válido sintácticamente. Sus elementos significativos no han sido identificados con precisión, ni diferenciados de forma consistente con reglas operables. 


Parece lógico pensar que una combinación adecuada de los lenguajes verbal e icónico, nos podría conducir a un aprovechamiento de las posibilidades que ambos nos ofrecen. Es necesario, por tanto, desarrollar el tema de porqué es ventajoso elaborar mensajes con estos dos tipos de códigos y qué repercusiones positivas se derivan de ello.


En mi experiencia docente y la de algunos colegas, esto es lo que pensamos acerca del lenguaje icónico: Ver vídeo:





Enlaces relacionados al tema:



http://es.wikipedia.org/wiki/Iconismo#Lenguajeiconico


1 comentario:

  1. El lenguaje icónico es muy efectivo y de fácil comprensión, inclusive para personas que no saben leer y escribir o hablar. Y como recurso educativo, los íconos pueden provocar en los alumnos el uso de habilidades mentales que pueden ser más efectivas que las verbales. Sin embargo, para representar una idea abstracta, es difícil representarla solo con íconos, se necesitarían muchas imágenes para lograrlo. Por lo tanto, yo considero que una combinación de los lenguajes: verbal e ícónico, sería más efectiva en la enseñanza.

    ResponderEliminar